Bolaños, la casa de todos

Albergue ciudadano: Un contingente de Movimiento Ciudadano llevó a la Casa Ciudadana de Bolaños literas, colchones y ropa de cama para que la gente duerma en mejores condiciones. 

 “Desde su apertura en 2013, la Casa Ciudadana de Bolaños ha acogido a cientos de personas que se quedan a dormir aquí antes de regresar a sus comunidades”

Lupita estudia primero de secundaria y Xóchitl está algunos grados más arriba. Las dos provienen de comunidades wixáricas alejadas y duermen entre semana en la Casa Ciudadana de Bolaños, que hace también las funciones de albergue para gente con pocos recursos. “Estoy muy contenta aquí”, afirma la primera.

La finca, que tiene seis habitaciones, una cocina, una sala de juntas, baños y taller de carpintería, aloja también a Jesusita y a su hija Juana, que estudia el sexto de primaria en una escuela de Bolaños. Ella, originaria de Tuxpan de Bolaños, se dedica a la elaboración de artesanía para mantener a su familia. “Aquí no nos cobran para dormir y eso es bueno para que la niña siga estudiando”.

Adrián Ramírez, coordinador municipal de Movimiento Ciudadano en Bolaños, asegura que se ha convertido en los últimos meses en un segundo padre para estas niñas.

“Les digo que hagan la tarea, que se porten bien, las trato con mucho respeto. Son niñas que vienen de comunidades lejanas y que estudian en Bolaños, pero no tienen dinero para pagarse un albergue o alquilar habitaciones. Sus mamás vienen una vez a la semana, les dan dinero para sus gastos”, asegura. Lupita por ejemplo pagaba antes 600 pesos para alquilar una casa.

Desde su apertura el año pasado, la Casa Ciudadana ha acogido gratuitamente a cientos de personas (no sólo estudiantes, también gente que trabaja en el campo) que se quedan a pasar la noche, antes de regresar a su comunidad al día siguiente.

“Hacemos un trabajo social y humano. Es gente que baja de comunidades muy lejanas para hacer algún trámite. Algunos van hasta Colotlán, a dos horas de aquí, para ir el hospital. Aquí dejan sus cosas y hacen sus diligencias. Muchas veces llegan a Bolaños tarde y para ellos resulta muy difícil regresar en la misma noche, por eso se quedan aquí”.

Hasta ahora las personas dormían en el piso con cobijas, aunque muchas veces los alacranes se metían entre las sábanas. Pero eso cambió. El pasado 26 de junio recibieron de parte del Movimiento Ciudadano ocho literas con dos camas cada una, donde podrán dormir 16 personas en mejores condiciones. Las literas fueron donadas por Dante Delgado, coordinador nacional de Movimiento Ciudadno, quien se entero de este caso. Por su parte, la ropa de cama y los colchones por la dirigencia estatal.

“Bolaños ha sido históricamente un municipio con muchas carencias. Y esta es la mejor forma que tenemos de ayudarlos. Les damos café, les dejamos usar el baño, incluso les damos un taco, si tenemos”, asegura Adrián, quien agrega que la mayoría de los viajeros son de origen wixárica y provienen de comunidades como la Mesa del Tirador, El Tule o El Jomate. 

Xóchitl, originaria de Bajío del Tule, una comunidad wixárica de 100 personas ubicada a más de dos mil 300 metros sobre el nivel del mar, asegura que ahora podrán dormir mejor y rendir mejor en la escuela.

La casa sin embargo, no sólo acoge a personas de la región. Aquí duerme ocasionalmente un hombre de Guerrero que trabaja en Bolaños y que envía dinero para su familia. Así como varias personas que trabajan en el campo.

“Yo creo que hay que ser humanos, solidarios y ayudar los que menos tienen. Eso es todo lo que hacemos, un trabajo humanitario”, cuenta Adrián.

Edición: