Memorias de un campeonísimo

 “El Chololo jugó en Chivas, el Club Oro, el León y en los Tigres”

El Chololo Díaz fue parte de la época más gloriosa del Guadalajara. Retirado en su natal Acatlán de Juárez, actualmente disfruta la vida y rememora su época como jugador.

Eduardo Horta G. 

El nombre de Isidoro Díaz (Acatlán de Juárez, 1938) está grabado en letras de oro en una lista de futbolistas inolvidables. Dueño de una pierna izquierda privilegiada, Isidoro supo conquistar a los aficionados de las Chivas. Formó parte del "Campeonisimo", de aquel Guadalajara que dominó a placer el fútbol de su época, logrando la hazaña de conseguir cinco títulos de manera consecutiva. Durante su carrera futbolística tuvo la oportunidad de compartir amistad con grandes estrellas de la época, incluso se hizo compadre del astro brasileño "Pelé". El Chololo, como se le conoce cariñosamente, fue el primer jugador del Guadalajara que anotó un gol en el Estadio Jalisco y el primer futbolista que metió un gol en el Mundial de Chile de 1962 jugando para México. Alejado de las canchas y crítico de la situación actual del Rebaño, recuerda con orgullo el gol que anotó en el Maracaná, casi desde el medio campo, algo que pocos pueden contar.

¿Cómo fueron los primeros acercamientos de Chololo con un balón?

Empecé como todos los niños que vivían por aquí cerca: con carencias. Buscábamos medias de las que usan las mujeres para hacer balones de trapo. Les metíamos pedazos de tela de los que les sobraban a las costureras y así empezó todo.

¿Qué significa para usted haber jugado en Chivas?

Para mi es un privilegio haber jugado en el Guadalajara. Desde niño mi sueño era jugar en un equipo de Primera División. Y si era en el Guadalajara, tanto mejor. 

¿Chivas es un fenómeno social?

Sí, porque tiene aficionados en todos lados, además, juega sólo con mexicanos, y muchos de aquí son de Jalisco. Esa tradición le ha dado ese gran número de seguidores que tiene y es un fenómeno social.

¿Cómo vive la crisis actual del equipo?

Como un aficionado más, me da vergüenza lo que esta pasando con el equipo. El señor Vergara debería invitar a gente del campeonisimo para que le den su opinión. Porque el problema viene de la falta de compañerismo. Deberían formar un buen grupo que fueran hermanos, como lo éramos nosotros en aquella época.

¿Cómo surgió la amistad con Pelé?

Fue en 1959, en un pentagonal que jugamos. Él era jugador de Santos de Brasil, y ahí surgió la amistad.

¿Cómo recuerda el gol que anoto en el Maracaná?

Tengo recuerdos muy vagos, porque cuando metí el gol se me borró el cassette, perdí toda la noción del tiempo, de donde andaba. Estaba anonadado, perturbado. A tal grado que le dije al entrenador que me sacara. Y él me dijo: "No, estás jugando bien". Yo le respondí: "Sí, pero se me borró el cassette, ya no sé si tiro para allá o para acá, a lo mejor le meto un gol a Nacho Calderón.

¿Cómo ha sido su vida después del retiro?

Igual que como era antes de ser futbolista. Vivo aquí, en el pueblo que me vio nacer, estoy con mi gente. No necesito ufanarme de ser popular, porque sé lo que hice dentro de la cancha, y que gracias a eso tengo amigos en todos lados. Sigo jugando fútbol con el mismo gusto, aunque ya las piernas no reaccionen igual. El fútbol es mi pasión de por vida.

Genio y figura, así fue la vida de un grande, de una leyenda viva que aún tiene latentes las memorias de sus experiencias como futbolista. Isidoro fue, es y será de esos jugares inolvidables, de los que marcaron época en este fútbol tan carente de figuras en la actualidad. Siempre que escuchemos su nombre revivirán las glorias del campeonísimo.  

Edición: