Las mujeres debemos ser más solidarias con nosotras mismas

 Candelaria Ochoa, regidora de Movimiento Ciudadano en Guadalajara

 

La regidora, amante de los libros y de la lectura, nos abre las puertas de su biblioteca personal: “El libro es un ente colectivo”

Dos libros descansan en la mesa junto a la computadora de Candelaria Ochoa: “Diez palabras clave sobre ser Mujer”, una recopilación de varios investigadores, y “Del miedo a la igualdad” de Amelia Valcárcel”. Esta última, es una de sus autoras favoritas. Otro libro clave para su vida académica es “La historia secreta del género” de Stve J. Stern. “Un clásico”, dice la regidora Ciudadana en Guadalajara.

“Pero el libro más importante”, dice con un énfasis especial, mientras se acerca a uno de los libreros de su casa, “es este”. Y de los estantes saca “Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas, presas y locas” de Marcela Lagarde.

Estamos en la biblioteca personal de Candelaria. Un lugar donde pasa muchas horas. “Aquí leo, escribo, reviso materiales, contesto correos. Es mi centro de operaciones”, afirma.

Todavía no tiene todos sus libros aquí. Gran parte de ellos están en su antiguo departamento. “No sé cuántos libros tengo, no los he contado. Tengo libros aquí, en mi oficina en el Palacio Municipal y en la casa de mi padre en Etzatlán. Siempre me digo a mí misma que ya no voy a comprar más libros, pero nunca cumplo la promesa”.

Admiradora de autores como José Saramago, Carlos Fuentes, Gabriel García Márquez, Gioconda Belli, Paco Ignacio Taibo II, Howard Fast o Henning Mankell, asegura que en sus ratos libres lee novelas y textos de ficción.

“Cada vez tengo menos tiempo para la lectura, pero los domingos los dedico a leer novelas. Lamentablemente, vivimos en un país con un presidente que no lee. El país debería leer más. El libro es un ente colectivo”.

Candelaría asegura que la mayoría de sus lecturas son del ámbito académico y político. “Las iniciativas que he presentado tienen que ver con mucho de lo que he estudiado: temas de transparencia, ciudadanía, rendición de cuentas”.

"En mi casa no teníamos muchos libros, pero me gustaba leer. Las maestras en la primaria, quizás por mi voz, pedían que me aprendiera poemas larguísimos, por eso no tengo miedo a hablar en público”.

Doctora en Antropología Social por el Centro de Investigaciones y Estudios Sociales en Antropología Social de Occidente, Candelaria suele aprovechar el tiempo libre para salir en bici, caminar en el parque o escuchar música (Serrat y Sabina son dos de sus músicos favoritos).

 

¿Cómo ha sido la transición de pasar del ámbito académico al político?

Creo que siempre he hecho política, pero no como representante popular. Me acerqué mucho al feminismo desde que tenía 18 años en la Facultad de Psicología. Trabajé en el IMDEC, donde me involucré en temas de participación popular. No ha sido un cambio muy drástico, sino natural.  Coordiné durante cinco años el Centro de Estudios de Género de la Universidad de Guadalajara y ahí hicimos politica a favor de las mujeres. En donde he estado he intentado poner un grano de arena para el cambio para la igualdad entre las mujeres y los hombres. Sí ha sido nuevo conocer los mecanismos de la participación en el Ayuntamiento. Estoy orgullosa de lo que hemos impulsado desde la regiduría y creo que se puede hacer más.

¿Qué tanto se ha avanzado en el tema de género en la sociedad?

Todavía tenemos muchos lastres, pero se ha avanzado. Hay más sensiblización en el tema de las mujeres y de la igualdad. Cuando yo empecé a trabajar nos decían: “ahí vienen las feministas, a ver, a cuántas representan”. Y creo que ese tema ya no está en debate. Aunque no representes a nadie, aunque no tengas a masas detrás de ti, se trata de un tema con legitimidad.

¿Hace poco diste una conferencia sobre la solidaridad entre las mujeres? Cuéntanos un poco más del tema.

Entre las mujeres existe mucho celo, mucha competencia, porque fuimos educadas en un sistema patriarcal. Las mujeres no tenemos la costumbre de representarnos unas a otras y aceptamos más fácil un liderazgo masculino que uno femenino. Siempre preguntamos ¿y esa quién es, de dónde vino? No porque seamos mala onda, sino porque así nos educaron. Desde chiquitas nos enseñaron a ser individualistas. Las mujeres teníamos juegos solitarios, en cambio los hombres tienen juegos más colectivos. Tenemos poca solidaridad con otras mujeres, pero en lugar de eso tenemos que empujarnos y animarnos unas a otras. 

PERFIL

Candelaria nació el 2 de febrero, día de las Candelarias, en Etzatlán en 1962. Estudió Psicología en la Universidad de Guadalajara. Es Doctora en Antropología Social por el Centro de Investigaciones y Estudios Sociales en Antropología Social de Occidente, México. Tiene dos hermanas mayores que viven en Estados Unidos. “Mi madre tardó muchas horas en parir. Y contaba que el primero de febrero escuchó unos cohetes en honor a la Virgen y prometió: si nace mañana, le pondré Candelaria. Y nací a las 3 de la mañana”. Sus líneas de investigación son los estudios de género enfocado a las áreas de violencia y derechos humanos, participación política, pobreza y políticas públicas.

Edición: