"Todos odiamos el tráfico”

“El gusto por las áreas verdes y el odio al tráfico es universal”

Urbanismo social. De visita en Guadalajara, el activista estadounidense Rex Burkholder asegura que el cambio empieza cuando se empoderan a las personas.

Portland es una de las ciudades de moda en Estados Unidos. Artistas y creadores se han mudado a esta ciudad de la Costa Oeste por su estilo de vida y porque sus políticas públicas se han dirigido a mejorar el medioambiente, fomentar el transporte no motorizado y poner parques donde antes había autopistas. 

Una de las figuras centrales de este cambio es Rex Burkholder, reconocido activista y especialista en desarrollo sustentable, quien estuvo en Guadalajara hace unos meses para impartir un curso invitado por la Escuela Superior de Arquitectura (ESARQ) de Guadalajara.

Burkholder formó parte del gobierno regional del área de Portland del año 2000 al 2012. Es biólogo y maestro en Política Urbanismo y Políticas Ambientales en la Tufts University. 

 “El estadounidense ha sido uno de los principales impulsores del movimiento ciclista en Portland”

Durante su estancia en la ciudad, pudo comprobar algunas de las principales deficiencias de Guadalajara: falta de arbolado, déficit de áreas verdes, un transporte público viejo y peligroso y un tráfico intenso en horas pico. 

“En Portland las personas también odian el tráfico y les gustan las áreas verdes y los árboles. Es algo universal. La gente, no importa de dónde sea, no le gusta el tráfico porque le quita tiempo para estar con su familia o con sus amigos”, asgura.  

Las cosas han cambiado en su ciudad principalmente porque la mentalidad de la gente se ha transformado. “El reto es empoderar a la gente”, explica el especialista, quien asegura que deben ser los ciudadanos quienes lideren el proyecto de tener una ciudad más sustentable y más verde.

Burkholder afirma que en temas como la limpieza y el mantenimiento de áreas verdes se ha involucrado a los vecinos. Durante el taller que realizó, uno de los alumnos afirmó que en el barrio de Santa Tere ha visto a personas que secan a propósito los árboles para ampliar las entradas a las cocheras. En ese momento, más de uno recordó las palabras del especialista sobre la importancia de cambiar primero la mentalidad de los habitantes.

Edición: