Los sueños se construyen con perseverancia, paciencia y esfuerzo

“La travesía duró más de 180 días de Guadalajara hasta Sao Paulo”

 

De Guadalajara a Brasil: Juan Luis Sube recorrió 11 mil kilómetros el año pasado durante más de seis meses.

Se disputaba la Copa Mundial de la FIFA de Sudáfrica 2010, cuando a Juan Luis Sube Ramírez, al ver un comercial en el primer tiempo de un partido, se le ocurrió la idea más loca de su vida.

Tapatío de 30 años de edad, egresado de la licenciatura en Ingeniería Ambiental por el ITESO, amante de los deportes, Sube se propuso un proyecto que parecía imposible. Pero Juan Luis ya lo había decidido, en compañía sus amigos Héctor Luján Zarzar y Ángel Martínez Valencia, asistiría al Mundial de una manera poco convencional: en bicicleta.

Finalmente, tras más de seis meses de un recorrido que comenzó en la Glorieta de los Niños Héroes el 6 de diciembre de 2013, Juan Luis llegó a tiempo para el partido inaugural el 12 de junio.

“Tuvimos un sueño hace más de cuatro años. Lo mantuvimos durante tres, lo planeamos en uno y pedaleamos por seis meses para alcanzarlo”, asegura Sube.

Después de rodar por sitios como Veracruz y Chiapas, se adentraron en territorio centroaméricano. En Sudamérica, cuenta Sube quien trabaja en el Ayuntamiento de Tlajomulco, recorrieron Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Argentina, Paraguay y Brasil con el cansancio acumulado, a la par de la ilusión. 

Al llegar a Sao Paulo; destino final de la travesía, los ciclistas no hicieron más que felicitarse, recorrer una vasta memoria de recuerdos inolvidables y hasta derramar algunas lágrimas. “Los sueños se construyen con perseverancia, paciencia y esfuerzo”.

Edición: