En Atotonilco plantan árboles y vida

Los jóvenes de este municipio han plantado más de 150 árboles de distintas especies

Campaña de reforestación.

Bajo el lema “Planta un árbol, planta una vida”, los miembros de Jóvenes en Movimiento de Atotonilco el Alto comenzaron hace un par de meses una intensa campaña de reforestación y de limpieza de áreas verdes del municipio.

Conocido como “El vergel de Jalisco” por su riqueza natural, el patrimonio natural de Atotonilco se ha visto afectado en las últimas décadas por el cambio de uso en las tierras, asegura Mauricio Sandoval, quien encabeza este proyecto.

“Uno de los objetivos de la reforestación es contrarrestar los efectos negativos del cambio climático. Atotonilco está en una zona privilegiada geográficamente, muy arbolada, muy verde, pero los cambios de cultivo y de los ciclos de siembra han afectado el ecosistema en esta región de Los Altos. Este tipo de acciones son una manera de colaborar con la sociedad en problemas que nos afectan”.

Además de la reforestación, también hicieron labores de limpieza en las instalaciones del Parque Taretán, el principal pulmón del municipio, donde surgen varios manantiales que dan agua al municipio.

“Desde el inicio de la temporada de lluvias hemos organizado brigadas de reforestación y limpieza en diversas localidades, parques y colonias. A la fecha hemos sembrado más de 150 árboles, de especies como el pino michoacano, la rosa morada, el fresno y el mezquite”, agrega Mauricio.

En estas actividades han participado activamente 15 pesonas y decenas de ciudadanos que se han sumado de manera voluntaria a esta campaña.

“Creemos que los jóvenes somos parte de la solución de los problemas y con estas acciones lo estamos demostrando. En el caso del Taretán, está amenazado por la huella del hombre y las deficientes políticas ecológicas de las administraciones públicas”.

Los interesados en formar parte de esta campaña de limpieza y reforestación de áreas verdes pueden asistir a la Casa Ciudadana de Atotonilco el Alto que está ubicada en Madero #41.

Edición: